Castle flipa con los 'gadgets' de su oficina