El alegato de Beckett: “No me paso de la raya, me pongo sobre la raya”