Castle y Beckett descubren a la verdadera culpable: Megan, ayudante del senador