La teoría 'castletiana' del detective ingenuo