El regalo de bodas de Castle: un revólver