La teoría ‘castletiana’ del “infame escándalo" y el soplón