'La ley de Beckett': Si algo puede salir mal, saldrá mal