Castle y Beckett lo tienen todo... menos una canción para su boda