El exsocio de la víctima, ¿culpable del asesinato?