Un periodista les desvela a Beckett y a McCord donde está 'el mundo de los sueños'