Castle se pone en modo celoso porque Beckett habla con un atractivo millonario