Las huellas de Castle, en la escena del crimen