Uuuups... La detención más embarazosa de Beckett