Castle, el que juega con fuego…