Las disparatadas teorías del asesinato sin cuerpo