Los personajes públicos también son objeto de robos con violencia