La distribución de las urbanizaciones facilita el trabajo a los ladrones