Las personas mayores son un blanco fácil para los ladrones