El precio del oro en un termómetro de la crisis