Las joyerías, el blanco de los ladrones