A los más adinerados también les urge vender sus caseríos