Alicante, en vía muerta