120 familias viven en condiciones precarias