Las portadoras cargan con unos setenta kilos