Javi tiene un negocio de chatarrería en las afueras de Barcelona