Ganaba 3000 euros mensuales como economista y ahora mendiga para vivir