Mochilas llenas de cocaína en la puerto de Barcelona