Un pito para ahuyentar a los 'carteristas'