Jazmín, un pony adicto a la coca-cola y al chorizo