Un brindis por la gamba de Palamós