Mireia, de 33 años, trabajaba en una empresa multinacional