Callejeros demuestra que 'No cuesta nada' ser solidario