El naranjero, todo un romántico