Mónica, un récord en prostitución