‘Callejeros’, tomárselo a pecho