El paro se ceba con los más desfavorecidos