La policía científica recoge pruebas