“Estaba embarazada, metimos un destornillador y abrimos la puerta"