Vivir en un atasco permanente