El Valle de la Muerte, un viaje a 52ºC