Las bodas japonesas se celebran en silencio