La mordida es lo más típico de la tarta