Antananarivo, una capital caótica de dos millones de habitantes