Koh Lipe, desde las alturas