Vivir en el edificio más alto del mundo