Desierto Rub al-Jali, conducción al límite