Un millón de dólares por vivir frente al mar