Nos sentimos como millonarios en el hotel de Briatore