Pisar sobre una alfombra de 50.000 euros