De Opera a Campos Elíseos: Todo un lujo